Dieta Keto

Dieta Keto: introducción

La dieta keto busca eliminar o reducir al máximo todos los hidratos para apostar por las grasas y las proteínas. Este tipo de dieta puede ayudar a perder peso y mejorar la salud.

Su nombre proviene de una adaptación de la dieta cetogénica, un modo es un modelo de alimentación cuyo objetivo es la creación de cuerpos cetónicos, es decir compuestos metabólicos generados en el organismo como respuesta a la falta de reservas de energía. Un proceso conocido como cetosis.

¿Qué es la cetosis?

La cetosis es un estado en el que el cuerpo se ha quedado sin reservas de energía y tiene que recurrir a las grasas para usarlas como combustible inmediato, sobre todo para el funcionamiento de los músculos.

Los alimentos proporcionan los nutrientes y la energía necesaria para que nuestro cuerpo funcione correctamente. La primera fuente de esa energía son los hidratos de carbono. Los músculos recurren primero a la concentración de glucosa en sangre.

En caso de faltar la glucosa necesaria, los músculos buscarán la energía en las reservas de glucógeno, que son los hidratos de carbono acumulados en el organismo. Ante la falta del mismo se produce la cetosis.

El cuerpo se vuelve increíblemente eficiente y consigue convertir toda la grasa en energía y en cetonas dentro del hígado, lo que puede suministrar más energía al cerebro.

¿Cómo puede ayudar la dieta keto a adelgazar?

Una de las principales causas de obesidad o sobrepeso es precisamente el exceso de hidratos o azúcares en la dieta, consumiendo muchos más de los que el cuerpo necesita y que terminan acumulándose en forma de grasa. Aumenta la saciedad y disminuye el apetito.

Al limitar o eliminar los hidratos de carbono, estos no se acumulan, impidiendo por tanto que se concentren en forma de grasa. El gasto energético también contribuye a la pérdida de peso.

Una alimentación basada en los parámetros de la dieta cetogénica, rica en grasas y proteínas, ayuda a controlar el hambre ya que contribuye a sentirnos más saciados durante más tiempo. Para ellos se puede recurrir siempre a productos keto creados con ese propósito.

Los beneficios de una dieta keto

La dieta cetogénica estricta solo debería emplearse con objetivos concretos en circunstancias determinadas ya que la cetosis es un estado en el que estamos forzando al organismo a actuar en una situación excepcional de emergencia.

Entre los beneficios de este tipo de dietas, además de la pérdida de peso, está la prevención de enfermedades la diabetes, el cáncer, la epilepsia y el Alzheimer.

Los alimentos que se pueden consumir y los que no en una dieta keto

Se deben reducir al máximo los hidratos de carbono simples y complejos para alcanzar el estado de cetosis en una dieta keto. El límite máximo de hidratos diarios puede variar entre 20 y 50 gramos.

Esta es la proporción a la hora de diseñar un menú Keto:

– 60-75% de grasas.

– 25-30% de proteínas.

– 5-10% de hidratos de carbono.

Una dieta cetogénica consiste, sobre todo, en obtener las calorías de alimentos grasos y algunas proteínas dentro de su menú keto. Las recetas keto pueden incluir:

– Todo tipo de carnes, incluyendo carnes rojas.

– Pescados y mariscos, especialmente azules.

– Huevos, incluyendo la yema.

– Lácteos enteros, prefiriendo los más grasos y limitando la leche.

– Cacao y chocolate puro sin azúcar.

– Frutos secos ricos en grasas.

– Coco y sus derivados

– Aceites vegetales (de oliva, colza, girasol, de semillas).

– Semillas enteras o molidas (lino, calabaza, girasol, chía, amapola, sésamo).

– Cremas y patés vegetales de frutos secos

Los alimentos que se deben limitar para lograr la cetosis incluyen el consumo de cualquier tipo de cereal, tenga o no gluten, en todas sus formas (grano, pan, harina, pasta), legumbres, frutas, verduras y hortalizas, sobre todo las que presentan un mayor contenido en hidratos. Se elimina totalmente el consumo de azúcares añadidos.